¿Perdido? ¡Ponga un Coach en su vida!

“Algo tiene que estar muy mal en el mundo si necesitas pagarle a un desconocido para que te ayude a conseguir lo que quieres en la vida.”

Realmente no podría deciros si esta frase es de otra persona o mía propia, pero si lo es… ¡”Cucha” que cosas tan curiosas se me ocurren de pronto!

Hace no mucho tuvimos “obligatoriamente” que asistir a un curso de 10 horas sobre liderazgo en emprendedores. El título no me llamaba mucho la atención pero que era obligatorio ir, lo era. A veces no se trata de que quieras hacerlo o que no tengas otra opción sino de que tu sentido común y tu responsabilidad te obligan a hacer cosas que tu cerebro definitivamente no acepta.

board-784363

El Coach es esa persona que nadie sabe muy bien como definir qué hace pero que supuestamente te ayuda a saber cuales son tus objetivos y cómo alcanzarlos. Y para que ésto se cumpla debe sacarte de tu zona de confort… Y ahí es donde el coaching y yo no nos llevamos bien. Que noooo, que mi zona de confort está muy bien, es calentita, me siento feliz, cómoda, alegre… ¿por qué debería salir?

Pues si, definitivamente cada vez me sacan o me toca sacarme con más frecuencia y claro, mi cerebro me boicotea y al final acabo haciendo algo que no me gusta, cansada y de broncas con mi propio cerebro.

Y es que no se le podría ocurrir a nuestro queridísimo Ministerio de Educación otra cosa que fomentar el emprendimiento desde las aulas, por lo que “por las mismas de antes” me llevo comiendo horas y horas de emprendimiento cuando una, definitivamente, se niega a ser emprendedora en algo que no suponga algo más que cambiar su forma de trabajar; por ejemplo, pasar de subrayar en amarillo fluorescente a rosa “fosforito”.

Y es que en los últimos años el fomento del emprendimiento parece ser la única opción a salir de la situación nefasta en la que nos encontramos y como siempre, los españoles cogemos el camino más fácil y en vez de fomentar el empleo de calidad, alentamos a nuestros estudiantes a que monten su propio negocio en vez de enseñarles a potenciar sus cualidades para destacarlas por encima del resto. ¡Así es este país!

Pero vayamos al tema en cuestión que es de lo que se trata…

El miedo es algo que nos inculcan desde pequeños, los temores de nuestros mayores se vuelcan en nosotros de forma casi imperceptible hasta hacernos tener miedo de nuestra propia sombra…

Pero no puedes culparlos, en realidad, el miedo no es algo tan malo, todo depende de cómo lo manejes: Tengo pánico a las alturas, hasta el punto de que me dan ataques de vértigo terribles donde parezco una peonza en cuanto me subo a un escalón que no tenga barandilla. Pero he subido a un décimo y he mirado por el balcón (que sí, agarrada a la barandilla o sentada en el suelo, pero he mirado!), me he montado en la montaña rusa (no era el Dragón Khan, pero era una montaña rusa), he subido a la noria (sentada, por supuesto), he caminado y escalado por montañas con una caída de más de 50 metros (pero no me he asomado, lógico) e incluso subí a la Torre Eiffel. Lo que quiero deciros con esto es que mi miedo nunca me ha impedido hacer lo que quería, por que mis ganas de hacer algo estaban por encima de lo que mi cuerpo o mi cerebro decía…

El problema con el que nos encontramos es que poco a poco nos han convertido en autómatas que deben “pasar por el aro” en aquello que se supone que debes hacer y no en cómo o en quién eres. Hubo una época en este país donde se fomentaba ser funcionario del Estado y allá que nos bombardeaban con propaganda para tener un “empleo estable”; luego llegaron las sucesivas crisis económicas (a ver si alguien aún se piensa que ésta es la primera) y decidieron que la única manera de sacarnos adelante no empieza por crear un empleo de calidad en el que los trabajadores estén contentos y por ello sean más eficientes en menos tiempo… NOOOOO, es en crear negocios y desarrollar ideas de la nada sin asesoramiento y con muy pocas o ningunas ayudas (como la moda de los ¿planes de pensiones? pues más o menos lo mismo, van cambiando según se les ocurra…)

¡¡¡ERROR!!!

¿Sabéis por qué? por que un emprendedor es algo muy distinto de un empresario, empresario puede ser cualquiera, emprendedor NO. Hace no mucho, cuando alguien te decía: ¿yo? yo no estudio ni trabajo, ¡soy emprendedor! literalmente te sonaba a ser un vago que no sabía ni lo que quería: ahora parece ser que con “tanta publicidad” se empieza a entender que un emprendedor no es alguien que no sabe qué hacer con su vida, sino todo lo contrario…

Pero el emprendimiento como tal se refiere a otras cosas, cosas que como decía antes, los españoles (y algunos cuántos más) han olvidado por el camino… El emprendimiento es un estado, un estado perpetuo de superación propia. Es una forma de trabajar, de salir adelante frente a un problema, de buscar soluciones y respuestas en vez de decaer y dejarse vencer… Todos llevamos un emprendedor dentro, todos nos enfrentamos a retos cada día y salimos victoriosos, todos tenemos que salir de nuestra zona de confort a diario para poder sobrevivir y eso no es una cualidad, es pura supervivencia.

challenge-73325

Sin embargo, como comentaba antes, desde pequeños se nos inculcan dos polos muy opuestos: por un lado “debes ser un EMPRENDEDOR” y por otro “debes PASAR POR EL ARO Y HACER LO QUE ES BIEN COMÚN PARA TODOS” ¿soy a la única a la que no le encaja?; quizás se deba a que para el sistema en el que nos encontramos: ser emprendedor es montarte la película tu solito sin ayudas de nadie y proveer al Estado del dinero que necesitan para “¡¿vete tú a saber qué?!”

Lo cierto es que debido a este caos, a veces, necesitamos una pequeña ayudita, un empujoncito, un par de claves que nosotros no podemos o queremos ver. ¡Y para eso nacieron los Coach!

(NOTA PARA LOS LECTORES: ¿Habéis visto que bien he hilado la cosa, voy mejorando, ¿¿¿eh????)

No se trata de que alguien le encuentre sentido a tu vida, sino que te ayude y te acompañe en el difícil camino de definirla y alcanzarla. Un buen coach sabe hasta donde presionarte, por que te conoce y ve lo que ni tu ni otros ven. Pero encontrar a alguien que sea realmente un coach y no que se llame a si mismo así es difícil, ¿verdad?refugees-1020258

No puedo hablaros de muchos por que no conozco a tantos, pero si puedo hablaros de Jorge Blanco, la persona que compartió con nosotros esas 10 horas. Quizás, por que no ha tenido una vida sencilla, es por lo que puede aportar un punto de vista diferente; quizás sea por que ha dado muchos tumbos y se ha caído más de mil veces hasta que no podía más (pero ahí está, de nuevo hacia delante)…

Pero cuando encuentras a alguien a quien le gusta tanto su trabajo y disfruta con ello, merece la pena dejarlo como recomendación para ocasiones futuras.

Escuela de liderazgo

 

www.escuelaliderazgo.es

Nos vemos en el siguiente post, te espero!

Anuncios

2 comentarios en “¿Perdido? ¡Ponga un Coach en su vida!

  1. Mi querida Ruth:
    Considero que nadie te debe obligar hacer nada de lo que no estés de acuerdo y mucho menos si no le ves la necesidad. Como coach ejecutiva que soy te cuento un poco de que va el Coaching. Primero debes querer participar en un proceso de Coaching, si no es por voluntad propia después de un previo análisis que necesitas la orientación y guía de un profesional, es mejor no hacer nada. El Coach JAMÁS te dirá que debes hacer para lograr nada (eso para empezar), serás tu misma la que descubrir a través de una serie de preguntas realizadas por el Coach, donde tu y nadie mas que tu misma irás descubriendo tus fortalezas y limitantes (éstas creadas por uno mismo) que te frenan o te incitan a lograrlo.
    La mayoría de las situaciones en la vida cuando creemos que no podemos lograr una meta, no es realmente porque no podamos hacerlo, es porque nos han inculcado (otros) o nosotros mismos que no podemos. Y por ésta razón buscamos una ayuda externa para que nos guíe de una forma objetiva.
    Un coach es aquel profesional que se ha formado para motivar y dar técnicas para que alguien llegue a la meta que quiere conseguir, pero lo importante aquí es que la persona ya tiene las herramientas para lograrlo pero no lo ve con claridad, y el coach te ayudará a verlo y ponerlas en marcha.

    Si aún tienes alguna duda, avísame. Besitos.
    Adri

    Me gusta

    • Gracias por contestar!

      No podría decírtelo a ciencia cierta pero hay una propuesta para los institutos sobre realizar un seminario de 10 horas sobre emprendimiento y desgraciadamente es obligatorio igual que el asistir a case cada día. No es que esté muy de acuerdo pero es cosa del ministerio…

      De todas formas, se quedó más en una charla motivacional que en una sesión de coaching (imposible hacerla con 50 personas a la vez, lógico), pero bueno, una cumple con su presencia e intenta absorber todo lo que pueda esté de acuerdo o no… ains.

      Muchas gracias por el comentario: ¡te tengo en marcación rápida, jejeje! BESOS!!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s