RR.HH.

RSC (I): El capital humano como inversión de futuro

Comenzamos una nueva entrega de posts, en este caso no se sabe a cuántos llegarán ya que el tema es uno de mis favoritos:

Responsabilidad Social Corporativa

o lo que es lo mismo: ¿cómo compensan las empresas a su entorno el perjuicio que puedan ocasionarles de forma directa o indirecta (resumiendo mucho…)?

En este primer post, os quiero hablar de una de las partes que para mi es de las más importantes de la RSC: La inversión en capital humano.

Y no voy a hablaros de “los trabajadores” de forma sexista, porque entonces estaría hablando de la parte trabajadora. Me refiero a todas las personas que aportan su trabajo en una empresa, incluidos los jefes o la parte patronal, como cada uno quiera nombrarlo; de ahí lo de trabajadores en general…

Hasta la saciedad he podido escuchar hablar del personal de una empresa como “fuerza de trabajo” o “factor trabajo”, sin embargo, es una denominación un tanto errónea que ha surgido del degradamiento que se le ha dado a los trabajadores hasta convertirlos en aquellos que realizan el trabajo físico o intelectual en la misma, fin.

Por este mismo motivo y por el rechazo a la poca amplitud que concentra la denominación, creo que el concepto de “capital humano”, además de ser más correcto, me gusta mucho más.

¿Por qué?

Porque el capital es algo en lo que invertir. No es un gasto, es una inversión y esa debería ser la idea que tienen las empresas cuando se aprovisionan de capital humano… Una inversión a la que hay que prestar atención y mantener en evolución constante para que se adapte a nuestra empresa. Igual que cada año amortizamos la maquinaria o el mobiliario es importante invertir en capital humano de calidad y seguir invirtiendo en él durante los años que están trabajando en tu empresa.

Otro día os hablaré de la obligatoriedad del reciclaje del personal en la empresa, pero hoy me centraré en colocar al personal de una empresa donde deben estar: ser una inversión para la empresa y no sólo un gasto.

Mantener a un trabajador feliz es una tarea que requiere de un procedimiento largo y complejo, pero que bien planteada, supone para la empresa un gasto que repercute positivamente en sus beneficios.

¿Cómo?

Una frase sencilla resumiría ésto:

“Una persona rinde mucho más y mejor cuando se siente útil, respetada e incentivada correctamente en su empresa, porque siente que cada logro conseguido ha sido, en parte, por su propio esfuerzo.”

Y… ¿cómo conseguimos esto?

Pues podríamos ponernos a barajar los diferentes métodos de motivación, incentivación o liderazgo que existen, pero vamos a hacerlo más sencillo.

Conocer a tu equipo es tan importante como conocer a tus clientes, proveedores o productos. Todos forman parte de un tándem y si una de las partes falla repercutirá negativamente en la empresa.

Estimado líder:

No te estoy diciendo que te los lleves de copas cada fin de semana como suele pasar en los países asiáticos, pero sí te diré que un buen líder debería conocer a su personal casi mejor que a sí mismo. 

¿Y esto cómo se hace?

Estudiar el currículum de tu personal sería una muy buena primera opción, pero como todos sabemos se miente bastante en los currículums (o se engordan, que es peor…)

La entrevista de trabajo me supone la misma pega: todos queremos impresionar a la empresa en la entrevista de trabajo (no estoy nada de acuerdo con ese postureo que enseñan por ahí sobre cómo hacer la entrevista de trabajo perfecta) por lo que solemos exagerar aquello que hacemos bien y ocultar aquello en lo que no somos tan buenos (mentiras aparte).

Así que vamos a los primeros días de trabajo. Éstos deberían ser suficientes como para hacerte una idea de cómo son las personas a tu cargo y de qué puedes hacer tú por ellas.

Si, tú por ellas, la empresa por ellas. Como comentaba en párrafos anteriores, no se trata de exprimir hasta el cansancio a tus trabajadores y a sus capacidades para que acaben extenuados y sobre todo que pierdan la ilusión y las ganas de aportar todo lo que puedan a tu empresa y por lo tanto, rendir más y mejor; sino asignarles las tareas que sabes que quizás no ahora, por falta de experiencia o formación, pero sí en el futuro puedan realizar mejor que cualquier otro.

Así que no nos queda otra que comenzar un proceso “espía” con los nuevos miembros para saber qué pueden ofrecer a la empresa, qué habilidades pueden ser de utilidad, cómo potenciarlas y sobre todo, cómo incentivarlos para que las desarrollen eficientemente en nuestra empresa.

Y una vez que los tenemos ahí, ¿qué?

¿Se acabó el trabajo? pues no, al contrario, ahora es donde empieza lo bueno. Ser un líder no es ser el jefe, el gerente o el encargado. Ser un líder es orientar, motivar y asesorar a tu equipo hacia la consecución de los objetivos marcados. No es conseguir los objetivos en sí mismos sino guiar a tu equipo hacia ellos e incluso más allá!

Y todo esto es un gasto, ¿a que sí?

Pues no. Es una inversión. Porque igual que sopesas qué maquinaria deberías comprar para tu empresa, descartas lo que no te conviene y eliges la que mejor se adapta a ti ¿Por qué no hacer con tus trabajadores lo mismo? Claro, requiere tiempo… cierto. También requiere dinero… cierto. Pero sobretodo requiere de una persona convenientemente preparada y con las habilidades/capacidades necesarias para hacer esas elecciones de forma correcta.

¿Merece la pena?

Por supuesto!

Invertir en capital humano en tu empresa es lo mismo que invertir en la mejor maquinaria: puede que se estropee de vez en cuando, puede que a veces se ponga rebelde y no funcione como debe, pero con un buen mantenimiento y una buen inversión depositada en ella, sin duda, será la mejor maquinaria que puedas tener, primeramente porque es la que mejor se adapta a lo que tú necesitas y en segundo lugar, porque TÚ, que eres un líder nato, la elegiste por encima del resto.

Nos vemos en el siguiente post, te espero!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s