Asientos Contables

Asiento Contable: Clientes.

Hace dos semanas comenzábamos con un nuevo grupo, concretamente el 4: Acreedores y deudores por operaciones comerciales. Dentro de este grupo veíamos uno de los subgrupos junto al de clientes que más juego dan en el proceso contable, la cuenta de proveedores.

Bajo el nombre de clientes se engloban los “créditos con compradores de mercaderías y de los demás bienes definidos en el grupo 3 (existencias), así como con los usuarios de los servicios prestados por la empresa, siempre que constituyan una actividad principal”.

Voy a permitirme hacer un inciso importante para aclarar ciertos aspectos de la contabilidad respecto a las cuentas clientes – deudores. Siempre que lo que vendamos sean productos o prestemos servicios de la actividad principal y/o habitual de nuestra empresa hablaremos de Clientes, sin embargo, cuando lo que prestemos o vendamos no pertenezca a la actividad principal y/o habitual de nuestra empresa, hablaremos de Deudores. Sin embargo, si preguntas a algunos contables te dirán que la cuenta Deudores se utiliza para otros tipos de asientos y que tanto para uno como para otros se utilizará Clientes, así que, ante la duda, siempre es mejor utilizar la cuenta de Clientes que la de Deudores.

Vamos a verlo con unos ejemplos muy sencillos:

  • Tenemos una empresa que vende herramientas y “Juan” nos compra un martillo. Juan es nuestro cliente.
  • Tenemos una panadería y vendemos a “Pepe” 15 barras de pan. Pepe es nuestro cliente.
  • La empresa familiar cosecha sus tierras cada año y vende a “Confituras Galindo” naranjas para su actividad (hacer mermeladas y confituras). Confituras Galindo sería su cliente.
  • Somos una asesoría y prestamos el servicio de contabilidad a “Industrias Ramírez”, Industrias Ramírez es nuestro Cliente (porque nuestra actividad principal y/o habitual es dicho servicio).

Por lo tanto, el asiento contable de la venta a clientes en territorio español y con IVA aplicable será:

clientes-430

Como comenté en post anteriores, es recomendable que cuando realizamos una transacción de cualquier tipo registremos en el asiento contable correspondiente la persona física o jurídica a la que correspondería la deuda o el derecho y luego complementarlo con un asiento de pago o cobro.

Por último, tan sólo hacer hincapié en que al anotar la cuenta de clientes tendríamos una obligación de cobro hacia estos y por lo tanto, si al final del ejercicio estos apareciesen en nuestro balance, lo harían en el activo corriente (o circulante), en la parte del realizable.

Espero que este post os haya servido y por supuesto, si tenéis alguna duda, podéis dejarme un comentario y estaré encantada de contestaros o incluso haceros un nuevo post al respecto, mientras tanto…

¡Nos vemos en el siguiente post, te espero!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s