Pinterest para empresas II Edición en IES Cartuja – Granada

Pinterest para empresas en IES Cartuja Granada

Mahatma Gandhi dijo una vez

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado.

Un esfuerzo total es una victoria completa.”

Desde que nacemos nos enseñan que la meta a alcanzar se basa en el resultado obtenido. Que el final de algo ocurre cuando alcanzamos la meta propuesta y recibimos nuestra recompensa. Y así van pasando los años, van pasando las etapas de nuestra vida y acabamos confundiéndonos en un ciclo sin fin en donde el final nunca llega. No es que el final no exista, sino que hemos idealizado el final con un estado de paz, alegría y satisfacción plena que cuando creemos haber alcanzado al fin se desvanece en segundos y nos deja una sensación de acritud indescriptible. Sin embargo, cuando tu meta no es el final sino el aprendizaje que experimentas durante el proceso y con el que te deleitas con cada paso que das, aprendes a disfrutar de cada momento y el sabor de plenitud es tal que el resultado es lo de menos…

Desde hace un par de años, colaboro con José Miguel García Prados,  antiguo profesor mío, un gran profesional del Marketing (y puedo decir orgullosa que también amigo) en una actividad con sus alumnos de 1º de Grado medio de Gestión Administrativa y 1º de Grado superior en Administración y Finanzas del Instituto IES Cartuja en Granada.

Dicha actividad consiste en compartir mis conocimientos sobre la red social #Pinterest con sus alumnos de forma teórica y práctica, de manera que en un posible futuro puesto laboral puedan usar lo aprendido en mis clases, si llegase el caso.

Sin embargo, el que me conozca bien sabe que va mucho más allá de compartir dichos conocimientos con ellos. Durante aproximadamente dos semanas me encargo de forzarlos, apretarlos y estrujarlos hasta que acaben aprendiendo a usar de manera casi profesional #Pinterest, una herramienta casi desconocida para la mayoría lo que supone una dificultad para ambas partes desde el principio.

Pero dejadme hablaros un poco más de por qué colaboro cada año con ellos…

En dicho instituto, del que yo en algún momento fui alumna por partida doble, se imparte un método de enseñanza más orientado hacia las técnicas de la filosofía confuciana que a los métodos de enseñanza tradicionales que se aplican en casi todos los centros educativos españoles.

Confucio escribió en sus Analectas:

“Estudiar sin pensar es inútil. Pensar sin estudiar es peligroso.”

La educación tradicional en la que se basan la mayoría de profesores y centros de éste país no pasa de examinar a alumnos de textos y/o ejercicios imposibles que plasman en el papel cual loros con verborrea mental y por lo cual, dos días después ya ni recuerdan. Hemos perdido el placer de pensar, de investigar, de descubrir… Nos hemos convertido en corderos de camino al matadero y estamos convirtiendo a nuestros futuros líderes en autómatas sin capacidad de acción o reacción. Hace poco leía un artículo en internet donde el autor exponía que nos educaban de una forma tan nefasta que acabamos siendo personas mediocres, o como a mi me gusta definirlos: amebas sin sentido común que han perdido la capacidad de razonar o de afrontar la vida con valentía y honor.

Para la mayoría podría parecer una tarea imposible, teniendo en cuenta que no soy docente, no tengo ninguna intención de serlo y seguramente si lo fuera más allá de esta colaboración, mis alumnos desearían cambiarse de centro escolar cada vez que pisaran una de mis clases. Pero siempre digo que yo soy dura, pero soy justa. Odio que todos reciban la misma puntuación por entregar un trabajo o un proyecto y que los alumnos se piensen que el profesor o profesora de turno es tonto y se va a tragar sus plagios, su desdén hacia las actividades o su falta total de motivación porque están estudiando algo que ni siquiera les gusta, en la mayoría de los casos.

Por eso, cada año decido consultar al profesor e investigar qué tipo de alumnos existen en sus clases para poder llevarlos al extremo con mis actividades y así despertarlos a la vida que les espera una vez que hayan acabado el ciclo.

Lo primero que hago es mentirles a todos (no, no me arrepiento, soy malvada por naturaleza) diciéndoles que si no entregan todas las actividades tendrán un cero (lo sé, soy una bruja malvada del oeste, pero por experiencia si no los presionas un poquito tienden al desdén y a la parsimonia y eso no encaja conmigo ni con mis actividades). Una vez los tengo contra las cuerdas y creen que soy lo peor que les puede haber pasado durante el año, voy moldeándolos y empujándolos hacia el precipicio para que salten hacia la nada por decisión propia o lo que es lo mismo: que aprendan a buscarse la vida con sus propios recursos, que es, al fin y al cabo lo que les van a pedir cuando accedan a un puesto laboral después de terminar sus estudios.

Durante las actividades me encuentro con un conflicto de intereses: su meta es entregar las actividades (estén como estén) para recibir los puntos correspondientes, pero la mía es que aprendan a utilizar #Pinterest a toda costa y si hay que engañarlos un poquito en el proceso, pues se les engaña. Los profesores, maestros o similares no estamos para enseñarlos a organizarse, eso deben aprenderlo ellos solos, estamos para que aprendan cosas nuevas, quieran o no.

La suerte del docente es llegar a una clase donde los alumnos adoren tu asignatura, te veneren y decidan seguirte por el mundo como su líder indiscutible, pero la realidad del 99% de los profesores es que sus alumnos odian su asignatura, no tienen ganas de trabajar y piensan que el sueldo que cobran justifica todo lo demás. Absurdo, ¿cierto?

Por otro lado, aceptar que no lo saben todo, que deben aprender cosas nuevas aunque no estén interesados en ello y que el docente durante las horas de clase es quien tiene potestad sobre lo que deben aprender y lo que no, es algo difícil de asimilar y aunque no lo parezca, los entiendo perfectamente porque yo en su momento fui alumna en el mismo puesto donde ahora están ellos. Desgraciadamente:

“El orgullo es un mal que se extiende como la pólvora entre la juventud y que arruina hasta al más brillante de los estudiantes y futuros trabajadores”

Reflexión sobre mi experiencia con la promoción 2016/2018:

Aunque tengo que decir que cada año los alumnos y sus niveles son distintos, mi modo de proceder es el mismo: me paso aproximadamente casi todo el año (no todo el tiempo, obviamente) buscando los últimos datos actualizados, las últimas tendencias, qué es lo que los profesionales más expertos dentro y fuera de #Pinterest exponen sobre la red social para llevarles la mayor información (verificada) posible ya que la mayoría desconocen la red social y no quiero que aprendan cosas que puedan provocarles un conflicto en el futuro.

Sin embargo, cuando entras en una clase con 50 alumnos y de pronto algunos de ellos empiezan a pegar gritos, pelearse, usar el móvil para temas no educativos, comentar opiniones soeces sobre temas que no vienen al caso y en pocas palabras: faltarle el respeto al ponente con su mala educación, su desdén y su poco saber estar, lo único que piensas es: el año que viene que venga Rita la cantaora, ¡no vuelvo!. Pero entonces llega el profesor José Miguel y te habla de aquellos “buenos” alumnos que sí merecen la pena, que sí trabajan, que sí se esfuerzan y que han decidido matricularse en #FP para aprender un oficio que les suponga una oportunidad en el caótico mundo laboral al que nos enfrentamos en este “bendito” siglo XXI, vuelves… Siempre vuelves.

Por último, os dejo una infografía que quizás os resulte curiosa pero que define totalmente la forma de darles clase que llevo (y a este paso, llevaré en el futuro) aplicando los últimos dos años…

Tips de supervivencia para tus primeras clases con alumnos zombies

Por último, si estás leyendo este largo post, darte las gracias por haberme seguido hasta aquí. Sé que ha sido largo y duro, pero espero que te haya merecido la pena el tiempo dedicado.

¡Nos vemos en el siguiente post, te espero!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s